miércoles, 14 de julio de 2010

SSSIIIEEETTTEEE!!!

viernes, 9 de julio de 2010

Conclusión personal

Cuando en clase nos asignaron la tarea de realizar un blog, nos planteamos de qué queríamos que se trate. Nos decidimos por la Publicidad Subliminal ya que en una clase de Teoría de la Comunicación, nuestro director de la carrera Gabriel A. Curi, nos habló del tema y nos dijo que, según él, la misma no existe. Luego de debatir e investigar con estudiantes de psicología, periodismo y publicidad acerca del tema, surgieron varias respuestas a esta misma pregunta: ¿Existe la publicidad subliminal? Por esta razón decidimos crear este blog, para crear un debate abierto a la polémica pregunta. Creímos que era pertinente partir de una noticia de Infobrand, y lo que hicimos luego fue buscar ejemplos de publicidades reconocidas que demuestran nuestra problemática y dan lugar al debate originado.

Luego de publicar varias entradas en el blog durante la cursada, decidimos reorganizar y seleccionar que conceptos eran realmente pertinentes y relevantes para el blog. Después de varias modificaciones, llegamos a lo que es el blog actual. Para llegar a este resultado, hicimos un análisis crítico, realizado por matrices que muestran lo que fue el blog en su principio y lo que es hoy en día. El mismo consta de un menor número de entradas más completas y organizadas. De todos modos, las entradas antiguas y que, luego del análisis, consideramos irrelevantes o de menor importancia, aparecen en el blog como borrador.

El trabajo del blog fue cambiando progresivamente y no pensamos darle un fin, ya que, como bien dice Ana María Andrada en su libro "Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación", “está comprobado que las personas usan solo el 10 o 15% de las potencialidades de los equipos y servicios relacionados con las TIC. Todavía son las computadoras las que tiene las capacidades desarrolladas, no las personas, pero la contemporaneidad es un hecho irreversible”. Con esta frase queremos expresar que el uso de internet se expande día a día. Viviendo en el 2010, somos parte de la “Era de la Información” por lo que no tenemos opción de utilizar y depender de Internet. Cada vez hay más personas que recorren las páginas, la cantidad de usuarios activos sigue aumentando y se siguen mejorando y creando nuevas páginas Web. Es por eso, que queremos dejar la problemática planteada abierta, ya que el blog no va a terminar luego de rendir el final de Sociedad de la Comunicación. Queremos que el mismo perdure en el tiempo y siga recibiendo visitas de todos aquellos interesados en el tema.

martes, 6 de julio de 2010

¿Por qué el hombre se somete fácilmente a la manipulación publicitaria?

La mente humana se divide básicamente en dos partes o niveles: conciencia y subconsciencia. El consciente está integrado por procesos mentales cuya presencia advertimos. Es capaz de analizar, criticar, modificar, aceptar y/o rechazar las propuestas que recibe desde afuera. La subconsciencia en cambio está constituida por un conjunto dinámico de deseos, sentimientos e impulsos fuera del campo de nuestra percepción consciente, se le puede comparar con un gran banco de memoria que almacena, por períodos variables, la mayor parte de la información que percibimos.

La llamada publicidad subliminal lo que busca es llegar a ese subconsciente para programarlo a través de estímulos que apelan al sexo y a la muerte por el impacto emocional que estos provocan. También se utilizan complementos, o sea, estímulos que no apelan ni a la muerte ni a lo sexual pero que responden a los intereses de quienes están manipulando con fines comerciales el mecanismo más íntimo, profundo y complicado del sistema nervioso humano.

A muchas personas se les hace difícil aceptar la posibilidad de ser manipulados por el subconsciente precisamente por que el estímulo no se ve. Lo que pasa es que si el estímulo se ve, deja de ser subliminal, ahí ya estaríamos hablando de esta otra publicidad que apela al consciente por medio del gusto sexual.

James Vicary, un investigador de mercado americano, muestra los siguientes efectos de la publicidad en la subconsciencia en el siguiente video: Publicidad subliminal.

miércoles, 30 de junio de 2010

Publicidad Subliminal como propaganda política

Durante un gol de Butragueño en el Mundial 86 apareció PSOE en la televisión sin que nadie supiera porqué, ni siquiera Felipe Gonzalez, por aquél entonces presidente.



El informativo suele ser algo que se ve todos los días y se está familiarizado con las letras de fondo a las que casi nunca se les presta atención. En las fotos de arriba cada vez que aparecía algo del PP cambiaban las letras de informativos a: empleo, PENSIONES, Europa, menos impuestos, etc.



La propaganda política se articula a partir de un discurso persuasivo que busca la adhesión del otro a sus intereses. Es de carácter monológico y requiere el recurso del anuncio. Su planteamiento consiste en utilizar una información presentada y difundida masivamente con la intención de apoyar una determinada opinión ideológica o política. Propaganda, difusión de ideas e información con el fin de inducir o intensificar actitudes y acciones específicas. Dado que la propaganda con frecuencia va acompañada de distorsiones de los hechos y de llamamientos a la pasión y a los prejuicios, a menudo es considerada como falsa o engañosa.
La propaganda puede utilizarse en contextos muy diferentes. Una forma habitual de propaganda política es la denominada propaganda 'blanca', cuyo objetivo es crear una opinión favorable sobre una organización, grupo o gobierno específico, como la que difundían los nazis en la década de 1930 para destacar la supremacía y la prosperidad de su país. De forma análoga, la propaganda política, denominada con poco acierto 'propaganda negra', intenta fomentar la intranquilidad y la superstición con respecto a las acciones o intenciones de otra entidad. Un ejemplo de este tipo de propaganda es la difundida durante la Guerra fría a través de las emisoras de radio, donde cada país cantaba sus excelencias y atacaba a sus enemigos. Este tipo de propaganda actúa sobre el subconsciente humano.

miércoles, 23 de junio de 2010

Crease o no...

Hace unos años una encuesta en EE.UU. mostró que 74,3% de las personas piensa que la publicidad subliminal existe y 72,2% de los que piensan que los anunciantes usan esta técnica también piensan que la publicidad subliminal es efectiva y puede afectar nuestra percepción.

La creencia en el efecto de la publicidad subliminal esté tan intrincada en el imaginario de la sociedad que el 80% de las personas prefieren no ser expuestas a un mensaje subliminal, por temor a ser influenciados, aunque solo el 28% de las personas prefiere no ser expuestas a un anuncio común de TV. Esto es realmente llamativo, ya que demuestra que la gente prefiere evitar un anuncio –el subliminal- que no tiene ningún efecto comprobado, pero no tiene problemas en ser expuesta a los anuncios normales que son los que realmente pueden modificar nuestra percepción a actitud!



En resumen, después de más de cincuenta años desde que se promulgó por primera vez en forma pública la “amenaza” de la publicidad subliminal, todavía no se ha encontrado una simple evidencia científica que respalde sus alegatos, y toda la evidencia disponible muestra que la publicidad subliminal no puede cambiar nuestra actitud o comportamiento hacia un producto, servicio, candidato político o hábito.

Sin embargo, las razones que hacen que la gente crea en la efectividad de la publicidad subliminal son tan poderosas que no podemos más que esperar y aceptar que la gente siga creyendo aunque la comunidad científica haya demostrado lo contrario.

Pero ahora que Ud. sabe que la publicidad subliminal no logra ningún efecto comercial, ya sabe cómo ahorrar su dinero: si alguien le propone gastar el presupuesto de marketing en esta técnica, podrá enviarle una copia de este artículo y agradecerle amablemente su “charlatanería”.

sábado, 19 de junio de 2010

Ejemplos de la publicidad subliminal

video

miércoles, 16 de junio de 2010

Noticia del diario Clarín

INVESTIGACION DE LA UNIVERSIDAD DE LONDRES

Aseguran que los mensajes subliminales son percibidos

El mensaje subliminal es una señal creada para pasar por debajo de los límites normales de la percepción y se lo utiliza con fines publicitarios. Pero como estos mensajes permanecen tan poco tiempo frente a los espectadores, es difícil demostrar su efectividad.
Lo cierto es que en tres experimentos llevados a cabo en la Universidad de Londres, consiguieron probar que la gente es capaz de procesar la información derivada de imágenes subliminales.

Para este experimento, un grupo de científicos sentó a 50 personas frente a una computadora en donde se exhibía una serie de palabras. Cada término se mostraba en la pantalla durante una fracción de segundo, a una velocidad tal que no llegaran a ser leídas de forma consciente. Las palabras estaban divididas en tres categorías: positivas (alegre, flor, paz), negativas (agonía, desesperación, asesinato) o neutras (caja, oreja, tetera). Después de cada palabra, se les pedía a los participantes que indicaran la categoría a la que pertenecía y qué nivel de seguridad tenían en su decisión.

Y tal como señala el estudio publicado en Emotion (la revista de la Asociación Estadounidense de Psicología) en esas condiciones la información que tiene valor negativo puede detectarse de mejor forma que la de valor positivo. Así fue que los investigadores encontraron que los asistentes respondían con mayor precisión a las palabras negativas, incluso cuando creían que estaban simplemente adivinando la respuesta.
Y si bien las imágenes subliminales están prohibidas en muchos países, el temor es que éstas podrían tener implicaciones para transmitir mensajes tanto en publicidad como en anuncios de servicio público, como en campañas de seguridad.

El término "anuncio subliminal" fue descrito por primera vez en 1957 por James Vicary, un investigador de mercados, que expresó que mensajes cortos e intermitentes en una pantalla de cine en Nueva Jersey habían provocado que la gente comprara más alimentos y bebidas.

http://edant.clarin.com/diario/2009/09/29/sociedad/s-02008388.htm

sábado, 12 de junio de 2010

EL mito de la publicidad subliminal

Timothy Moore (1982) sugiere que algunos estudios recientes ponen en evidencia como los investigadores suponen que cierta duración de la exposición o la intesidad de los estímulos no sería detectada por los sujetos experimentales, pero que, dado que el umbral de percepción es diferente en cada individuo y no se ha determinado un parámetro absoluto para dicho umbral, es probable que los estímulos sean concientemente percibidos por buena parte de los individuos bajo estudio. En conclusión, aún no se ha podido documentar científicamente la eficacia de los mensajes emitidos por debajo del umbral de percepción conciente.

Sin embargo, es habitual que el público crea en la posibilidad de este fenómeno de manipulación subconciente, incluso personas muy educadas (como la encuesta de 1983 citada por Shiffman y Kannuk,1991) opinan que la técnica es utilizada con frecuencia con objetivos comerciales. La supuesta puesta en práctica de las técnicas de publicidad subliminal es considerada condenable.

Entonces, si el público actúa en función de sus percpeciones, el mito de la publicidad subliminal puede generar actitudes negativas frente a la publicidad, aun cuando las investigaciones indican que la efectividad de esta técnica es improbable. Los publicitarios y sus mensajes se ven perjudicados por el peso del pensamiento mágico: la publicidad subliminal no solo no existe sino que además, de existir, no sería efectiva... pero sin embargo, al saber de las masas parece resultar muy sugerente el considerar la posiblidad de que alguien pueda ejercer influencia subconciente sobre la voluntad ajena.

jueves, 10 de junio de 2010

Paginas Amarillas de EE.UU.

Un anuncio de las páginas amarillas en EE.UU. que supuestamente fue retirado cuando los editores se dieron cuenta de que la imagen podía significar otra cosa cuando era rotada verticalmente.

Cigarrillos Camel

¿Qué ve Ud. en esta imagen?

Algunos investigadores han encontrado una imagen disimulada en el dibujo del camello:


Esos mismos investigadores dicen que esa imagen sexual, no percibida en forma consciente, afecta positivamente la percepción que tenemos de la marca y puede incrementar nuestra atracción hacia ella.

lunes, 7 de junio de 2010

La publicidad subliminal esta prohibida en la Argentina

CÓDIGO DE ÉTICA Y AUTORREGULACIÓN PUBLICITARIA
El CONSEJO DE AUTORREGULACION PUBLICITARIA (CONARP, producto del acuerdo entre la Asociación Argentina de Agencias de Publicidad (AAAP) y la Cámara Argentina de Anunciantes (CAA)analizó el tratamiento conjunto de temas de ética en la comunicación publicitaria.
El preámbulo del Código de Ética y Autorregulación Publicitaria dice que: “El Consejo Argentino de Autorregulación Publicitaria CONARP tiene por misión velar por la práctica de la autorregulación publicitaria por parte de los anunciantes, las agencias de publicidad y la comunicación y los medios de comunicación en defensa de la ética y el ejercicio responsable de la libertad de expresión comercial.”
En la parte III dice lo siguiente sobre los subliminales:
“III. Disposiciones especiales: PUBLICIDAD SUBLIMINAL: Artículo 15.- Ningún mensaje puede incluir técnicas dirigidas a inducir su PERCEPCIÓN SUBLIMINAL por parte del receptor sin que éste pueda reconocer que se trata de un aviso.

viernes, 4 de junio de 2010

Publicidad Subliminal según distintos autores

*O'Guinn, Allen y Semenik, definen la publicidad subliminal como una publicidad que supuestamente funciona a nivel subconsciente.

*Laura Fischer y Jorge Espejo consideran que la publicidad subliminal tiene un alcance insospechado, que es invisible a todos los sentidos, que su gran recurso está en el uso del sexo y que son mensajes que se captan pero no se descubren; por ejemplo, las imágenes que surgen en los cubos de hielo de un vaso al añadirles licor no son distinguidas por los ojos, pero sí percibidas por el subconsciente.

*Por su parte, Mabel López cita que según la Ley General de Publicidad es publicidad subliminal aquella que mediante técnicas de producción de estímulos de intensidades fronterizas con los umbrales de los sentidos o análogos pueda actuar sobre el público destinatario sin ser conscientemente percibida.

En síntesis, y complementando las propuestas de los mencionados autores, tenemos que la publicidad subliminal es un tipo de publicidad que mediante técnicas de producción de estímulos de intensidades fronterizas con los umbrales de los sentidos o análogos y/o mediante la utilización de mensajes que tengan la capacidad de actuar en el subconsciente de una forma prácticamente invisible a todos los sentidos, pretende influir en la conducta del público objetivo (consumidores, adeptos, seguidores), con la finalidad de lograr determinados objetivos, como la venta de un producto o servicio, la captación de adeptos a un partido político o de espectadores a un evento, etc.

lunes, 31 de mayo de 2010

Un poco de historia

La alarma generalizada sobre este tipo de publicidad subliminal comenzó a sonar en los 1950s, cuando autores como Cousins y Packard reportaron su existencia y “desenmascararon” a algunos publicistas inescrupulosos que estaba intentando manipular nuestra psiquis utilizando anuncios subliminales, que nuestra consciencia no podía captar, y ante los cuales estábamos indefensos.

Los medios (originalmente diarios y revistas y, más recientemente, TV e Internet) han contribuido a la difusión de esta alarma relatando experimentos tales como el realizado por James Vicary. Ese experimento probablemente sea el primer estudio documentado sobre los efectos de la publicidad subliminal; fue realizado en 1957, cuando James Vicary insertó durante una película en un cine las palabras “Come palomitas” y “Bebe Coca-Cola” en una imagen con una duración de 3/1000 de segundo repetida cada 5 segundos, y reportó que las subsecuentes ventas de palomitas y bebidas se habían disparado (58% y 18% respectivamente).



La difusión de la prensa fue tan efectiva que en 1958, tan solo 9 meses después que el estudio de J. Vicary saliera en los diarios, una encuesta demostró que 41% de las personas habían oído hablar de la publicidad subliminal. Esa cifra había subido a 81% en los 1980s y la mayoría de la gente señalaba a la prensa como la fuente de tal conocimiento.

Desde aquel primer estudio que puso el término publicidad subliminal al tope de la preocupación pública, numerosos artículos han contribuido a mantener y difundir tal creencia. El autor que probablemente más haya contribuido a difundir esta ola alarmista es Wilson Bryan Key quien publicó hasta su muerte en 2008 numerosos libros al respecto, comenzando por “seducción subliminal” en 1973 y llegó a decir: “la indoctrinación subliminal es más peligrosa que las armas nucleares” mientras supuestamente mostraba que la publicidad subliminal está presente en “casi todos los anuncios”.



En ámbitos científicos, el estudio probablemente más citado demostrando el poder de la publicidad subliminal fue llevado a cabo por Del Hawkins en 1970. En ese experimento las personas que participaron creían que el objetivo era identificar marcas de automóviles, pero sin que ellas lo supieran fueron divididas en dos grupos: a uno de ellos los científicos le mostraron, mezclada con el estímulo original, una imagen de 4 palabras sin sentido (por ej, NYTP) durante 2,7 milisegundos mientras el otro grupo era expuesto a la palabra COKE, en ambos casos el mensaje subliminal era mostrado 40 veces a lo largo de 15 minutos. Al finalizar el experimento, las personas debían completar un cuestionario respondiendo cuánto tiempo llevaban sin beber y cuán sedientos se sentían en ese momento. Hawkins reportó luego del experimento que “los resultados en el grupo que había sido expuesto al mensaje COKE eran estadísticamente diferentes a los del grupo de control” y que “un simple estímulo subliminal podía incrementar una necesidad básica como la sed”.

Entonces podemos asumir que la publicidad subliminal es efectiva.

¿O no?

jueves, 27 de mayo de 2010

Publicidad subliminal en Infobrand

por Hernán Fernández de Infobrand

Viernes 30 de marzo de 2007

En la mayor parte del mundo, incluida la Argentina, la publicidad subliminal está prohibida. Sin embargo, en países como los Estados Unidos sólo se la cataloga como “contraria al interés público”, casi a modo de sugerencia. Un estudio realizado por científicos de Londres asegura por primera vez que esta técnica atrae la atención del cerebro y, en consecuencia, es realmente efectiva. No se indagó acerca del grado de la influencia.
El debate acerca de la licitud de la publicidad subliminal no se limita a los últimos años. 50 países han legislado en su contra individualmente, entre los que se incluyen los principales de Europa y la Argentina. El caso de los Estados Unidos es curioso: la Comisión Federal de Comunicaciones de ese país manifestó esta técnica como contraria al interés público (“Nosotros creemos que el uso de la percepción subliminal es contrario al interés público”), pero no la penaliza. Incluso, se armó revuelo en el año 2000, durante la campaña presidencial de George W. Bush: dos senadores lo acusaron de utilizar esta técnica para desacreditar al candidato opositor Al Gore y, ante la repercusión del supuesto hecho, el candidato republicano decidió levantar la pieza de la campaña.
Por otra parte, en Brasil se acaba de condenar a la tabacalera Souza Cruz a financiar con 6 millones de dólares una campaña antitabaco en televisión, por considerarse que la compañía utilizó mensajes publicitarios que inducían a un comportamiento de riesgo y al consumo irresponsable.
La publicidad subliminal es aquella que, por débil o breve, no es percibida concientemente, pero influye en la conducta. Hasta ahora, está definición no tenía sustento científico. Pero, un estudio realizado por investigadores del Colegio Universitario de Londres acaba de demostrar cómo las imágenes subliminales atraen la atención del cerebro en el plano subconsciente. Y la principal conclusión del equipo fue: “La publicidad subliminal es realmente efectiva”.
Los científicos del plantel de Bahador Bahrami, del Instituto de Neurociencias de la citada universidad, hallaron que los cerebros de personas voluntarias que se sometieron al estudio respondieron a los estímulos visuales de una imagen que aparentemente pasaba desapercibida. Utilizaron la resonancia magnética y confirmaron que, una vez que alcanza la retina, la imagen actúa en el córtex visual primario. “Hay una respuesta del cerebro en la corteza visual primaria a las imágenes subconscientes que atraen nuestra atención. Estos resultados señalan la clase de impacto que la publicidad subliminal puede tener en el cerebro”, apuntó Bahrami.
Igualmente, el especialista dejó en claro que la investigación no abordó el grado de influencia de este tipo de mensajes, aunque aseguró que “es probable que la publicidad subconsciente afecte a nuestras decisiones”.
Del estudio se desprende que, para que las imágenes subliminales impacten en el cerebro, se requiere de un mínimo grado de atención; de lo contrario, el cerebro bloquea ese tipo de imágenes y no se detectan cambios en la actividad cerebral.

domingo, 23 de mayo de 2010

Código de ética y autorregulación publicitaria

Dentro del "Código de ética y autorregulación publicitaria" de La CONARP, el articulo N°15 trata de la publicidad subliminal:
Ningún mensaje puede incluir técnicas dirigidas a inducir su percepción subliminal por parte del receptor sin que éste pueda reconocer que se trata de un aviso.
Aquellas declaraciones que se refieran a la ausencia o reducción de un ingrediente particular pueden ser utilizadas únicamente si el nivel de dicha sustancia no excede límites reconocidos de contaminación.